Sobre mí

Mi nombre es Ana y desde siempre el ser humano despertó en mi mucho interés. De niña , ya era muy observadora, leía cuentos y otros libros infantiles y me fijaba mucho en la relación entre los personajes, las emociones, los detalles etc. Interesada y curiosa por escuchar lo que piensa el otro, lo que siente y observar cómo lo expresa.

Todo esto, si te das cuenta es “hacia fuera”, pero mi vida interior siempre ha sido muy intensa y rica. Esto me ha hecho disfrutar enormemente  y también sufrir mucho. Las emociones me desbordaban, mi  elevada autoexigencia, mis creencias y mi forma de pensar, me hacían la vida más difícil . El perfeccionismo fue  mi compañero de viaje. Como se suele decir, he pasado lo mío y conozco de primera mano lo que es la ansiedad y la depresión, caer y levantarme. Y todo ello me ha servido y me sigue sirviendo, porque la vida es dinámica y siguen pasando cosas. Mi viaje no ha sido  fácil por todo lo anterior, y no te hablo tanto de las circunstancias, sino de cómo yo las vivía.  Es por todo ello que necesité dejar de mirar hacia fuera, de poner fuera las preguntas y las respuestas,  y colocarlas en mi interior. Y lo hice de infinitas maneras.

A través de mis propias experiencias de vida, mucha lectura, estudio y aprendizaje práctico, muchas horas de terapia, de distintas terapias, hasta que aparece en mi camino la Gestalt, que supone un punto de inflexión en mi vida, pues es donde me descubro realmente y me descubro en el contacto con el otro, que es el verdadero autoconocimiento. Aún me quedaban horas de rodaje ya que a mi formación en terapia Gestalt (que no es sino un largo viaje de autodescubrimiento), le siguieron dos acontecimientos vitales  muy duros para mi: mi divorcio y la muerte de mi padre. Todo ello me ha hecho aprender mucho acerca de mí misma y los demás, y en ello seguiré hasta el último día, personal y profesionalmente.

Pero antes de todo eso, como trabajadora social, comprendí y empaticé con la realidad de los grupos más desfavorecidos, de personas unidas por unas necesidades muy específicas. Trabajé con  personas con situaciones muy duras y me acerqué a su sentir, observando y empatizando con el dolor que me transmitían. Como mediadora en conflictos aprendí a modificar mis creencias acerca de éstos y descubrir las vías pacíficas o no violentas de resolverlos. Digamos que, partiendo del estudio e intervención en la realidad social, de las historias personales de seres humanos pertenecientes a un mismo colectivo, fui caminando hacia lo individual, lo intrapsíquico y cómo el ser humano se construye en su relación con el otro, como terapeuta Gestalt. Y fue cuando llegué al convencimiento pleno de que todo ocurre desde dentro y hacia fuera, que el camino para cualquier cambio social debe partir del trabajo en el cambio individual, de que yo puedo trabajar en y por mi bienestar interior, sean cuales sean las circunstancias externas y que si lo hago así, es más probable  que lo externo cambie también. Lo individual y lo social por tanto están unidos necesariamente, son dos realidades interdependientes.

Asimismo, trabajo con enfoque corporal,  ya que, como he afirmado en otro apartado, somos un todo que no puede separarse (lo corporal, lo mental, lo emocional, lo espiritual, forman una unidad ). Por ello empleo, si lo considero necesario, la relajación, aprender a respirar de un modo consciente, las visualizaciones creativas, ejercicios de bioenergética y yoga, y muchas otras herramientas en las que he sido formada y que yo misma he experimentado. La primera herramienta y además la más importante, la escucha de la que hablo al comienzo de mi presentación, porque necesitamos que nos escuchen, pero que nos escuchen de verdad, esto es, sin juicio, con empatía, atención y cariño.

Sólo desde la aceptación de lo que somos podemos obrar algún cambio personal. Y sólo podremos aceptarnos si primero sabemos lo que somos, cómo funcionamos, para qué, etc.

               La Alta Sensibilidad y yo. anaposterizadaamor

No hace demasiado tiempo, descubro que pertenezco a ese 20% de la población que posee un rasgo de la personalidad, llamado Alta Sensibilidad (aunque ya supe de mi sensibilidad desde siempre) y  es entonces cuando comienzo a leer y aprender todo lo que cae en mis manos sobre el tema y  comienzo a comprender mucho mejor aún, mis dificultades y sufrimientos en el pasado, que respondieron a este rasgo que ni yo conocía ni tampoco aquellos que estaban cerca de mi, mis padres, mis profesores, amigos, etc, con lo que sólo  les escuchaba: “Es que eres muy sensible, Ana”. No vivimos en un mundo donde la sensibilidad sea lo ideal para desenvolverse, sino más bien lo contrario, es difícil vivir con este rasgo, sobre todo, si siendo altamente sensible no lo sabes o si lo  sabes y no lo trabajas. Sin embargo, he de decir que mi sensibilidad me ha ofrecido regalos maravillosos, y me siento muy agradecida por ello. Estoy de acuerdo con la descubridora del rasgo, Elaine Aron, cuando lo llama “don”. La sensibilidad es una fortaleza de gran utilidad y valor, para ti y para el mundo, que tanto lo necesita.

Así que tenemos un gran trabajo por delante: Conocer y divulgar este rasgo y sobre todo conocernos, sabiéndonos altamente sensibles y lo que ello significa. Por ello dedico un apartado específico a este rasgo, que también trabajo desde el enfoque de la Gestalt, para acompañar a otras PAS en su proceso de autoconocimiento.

Animo también a que los sensibles pero no PAS, conozcan este rasgo, pues es seguro que en su entorno se encontrarán con PAS, de un modo u otro. Puede que una amistad, un familiar, un hijo… con lo que es algo que nos interesa a todos.

17-12-26-18-43-02-897_deco

Desde la experiencia de mi propio proceso y como profesional, si lo necesitas y deseas, aquí estoy para acompañarte en el camino, para de este modo encontrar ese obstáculo ante el que te detienes una y otra vez y que no te deja avanzar, ya sea en situaciones de ansiedad y/o depresión, conflictos con la pareja, en la familia, crisis personales, duelo por muerte y otras pérdidas, en tus dificultades como PAS, o simplemente si deseas conocerte mejor para disfrutar de la vida de una forma más plena.

Actualmente trabajo como terapeuta Gestalt en sesiones individuales y grupales de terapia y talleres sobre diversa temática, así como terapeuta especialista en el acompañamiento de la Alta Sensibilidad y las emociones (individualmente y en grupo). También realizo sesiones vía Skype, tanto de terapia, como para Personas Altamente Sensibles. Soy miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt (AETG). Imparto talleres para entrenar y mejorar la memoria de las personas mayores en Centros de Acción social, también desde una perspectiva integral, trabajando con las emociones, la importancia del entorno, el cuidado del cuerpo, etc. Además, estoy cursando el Grado en Psicología. ¡En constante aprendizaje!